lunes, 31 de agosto de 2015

Washintoniana

Han sido días difíciles y de mucha soledad. Salir de la zona de confort a veces duele más que permanecer en ella. 

No queda más que levantarte con el mantra diario de "mañana voy a estar mejor".

Luego uno se cansa de aguantar tanto y se deja caer. Y eso también está bien. Ya luego me levanto.